Desde los inicios del Homo Sapiens, se ha dado de forma natural el que un ente, en este caso el ser humano, exista como líder que lleve al grupo a perseguir un objetivo, en algunos casos para definir estrategias de caza de animales para poder subsistir. Existen en el reino animal también claros ejemplos de liderazgos, tales son los casos de lobos que siguen a su líder, abejas, etc. Sin embargo, la principal diferencia con el resto de seres vivos es nuestra inteligencia y es este distintivo el que hace que la complejidad de liderazgo del ser humano en un entorno sea todo un reto.

Lussier, A (2011), definió “Liderazgo como el proceso de influencia entre líderes y seguidores para lograr los objetivos organizacionales por medio del cambio” (p. 5). A principios de los años 1940 fue cuando se empezó a formalizar y a estudiar los roles gerenciales de liderazgos organizacionales y fueron diversas Universidades en los Estados Unidos que trataron de formas divergentes el tema.

La importancia de un correcto liderazgo en una empresa, es que exista en los empleados un buen ambiente laboral, motivación, cercanía y buena comunicación líder-seguidor y finalmente planes estratégicos claros y alcanzables. Existen diferentes tipos de liderazgo y pueden aplicarse en determinados casos en las empresas, sabemos también que existen muchos retos que un líder debe vencer, entre ellos hay neutralizadores del liderazgo, y estos pueden ser lineamientos de la empresa inflexibles que no permiten libertad de movilidad del líder ante la toma de decisiones.

En estudios recientes se han encontrado consideraciones sobre el liderazgo contemporáneo, entre estas se ha planteado el: líder carismático, transformador, el de la era de la electrónica (era-e) y el liderazgo a través de diferentes culturas. En el presente artículo se desarrollará un análisis comparativo entre los dos primeros (Carismático y Transformacional) (Hitt, Black y Porter, 2006).

“La asertividad es una competencia importante en el desarrollo de los líderes, puesto que les ayuda a comunicarse mostrando ampliamente su potencial humano. Hacerse un líder asertivo es un proceso de aprendizaje que puede ser largo, pero no imposible.” (Becerra y Sánchez, 2011, p. 61 y 71).

Hoy en día un buen líder debe hacer uso de varios estilos de liderazgo, dependiendo la situación en la que se encuentre, lo que algunos autores llaman liderazgo situacional, esto dotará de una magnifica flexibilidad que facilitará la tarea del líder.

Una forma de dirección asertiva y mejoras del liderazgo para beneficio organizacional y del recurso humano se puede realizar a través de estas actividades, más aún en este primer trimestre del año, donde es importante la definición de objetivos organizacionales y estrategia 2019:

  1. Inicialmente se define una estrategia en donde se pueda indagar el conocer en forma general las expectativas de las personas al trabajar en la empresa, principalmente del personal directo que está siendo gerenciado en el grupo y así sucesivamente cada directivo hacia sus colaboradores directos.
  2. Definir y ejecutar 2 reuniones anuales informativas (presencial y video transmisiones, mejoraría el liderazgo de la empresa) en donde se informe a todos los empleados el estatus de la compañía, estrategias de negocio, inversiones, innovaciones, presentación de nuevos directivos, ascensos, directrices, nuevas normativas, presentación de resultados de evaluación de los empleados de su sentir de trabajar en la compañía (clima laboral, las relaciones profesionales) y estrategias para mejorarlo, reconocimientos, etc.
  3. Definición de metas y objetivos de cada colaborador al inicio de año y evaluación de desempeño al final, en donde se pueda visualizar si todos los objetivos y metas personales fueron alcanzados, “todo lo medible puede ser mejorado”.
  4. Definición y evaluación de prácticas de liderazgo de cada directivo o jefe que tengan gente a su cargo, al final definir y ejecutar mejoras, en donde adicionalmente se pueda dar “Coaching” y en su caso escoger personal que pueda ser desarrollado como sucesor de algún puesto directivo.
  5. Estrecha comunicación con sus clientes y con los empleados.
  6. Conocimiento y compromiso con la empresa y tendencias de las tecnologías.

“Nada pone a prueba la habilidad de un hombre para liderar a otros como su actuar día a día para liderarse a sí mismo.” Thomas J. Watson

Dependiendo la situación, tiempo y área involucrada, se pueden ejecutar los siguientes tipos de liderazgos: Coercitivo, autoritario, afiliativos, democrático, marcapasos, coaching.

Las propuestas de acciones mencionadas son un ejemplo de lo que se puede realizar para una dirección asertiva y una motivación eficaz, ya que los empleados conocerán los objetivos y estrategias de la empresa, conoceremos qué es lo que los motiva, ya que no necesariamente los satisface un aumento de sueldo, estos suelen satisfacerlos temporalmente, en ocasiones solo requieren reconocimiento o estar más tiempo con su familia (no más dinero por tiempo extra), a través de juntas informativas serán parte de las estrategias y objetivos de la empresa (pertenencia de la empresa). Con estas acciones se mostraría firmeza, responsabilidad y respeto, y lo notaran los demás de una manera segura y abierta, llamado de otra forma sería un director asertivo.

Lussier, A (2011), define: “La asertividad se refiere a la firmeza de carácter con la que nos relacionamos, de tal manera que podamos superar nuestras inhibiciones y mejorar nuestra capacidad para enfrentarnos a situaciones que producen estrés.

La comunicación asertiva nos ayuda a expresar más efectivamente nuestros pensamientos, sentimientos, opiniones sin perjudicar nuestras relaciones con los demás”, (p.7). El rol que juega un líder asertivo en la toma de decisiones es de vital importancia; ya que quien las emite debe transmitir veracidad, confianza en uno mismo y transmitirlo a quien la toma, mostrando su gran potencial humano.

El poder lograr ser un efectivo líder asertivo no es fácil, requiere de un desarrollo sistemático de esta competencia. Un líder asertivo debe tener pleno conocimiento, con detalles, de lo que decidirá, contar con alternativas de decisión, análisis cuantitativos-cualitativos y escoger la opción que entregue los mejores beneficios a la organización.

Liderazgo carismático frente al liderazgo transformacional

El sociólogo Max Weber (1948), describió al líder carismático como alguien que tiene influencia en los demás con base en que, como individuo, tiene cualidades para inspirar a los demás, en vez de obligarlos mediante el uso del poder formal o correspondiente al puesto. Por otro lado, el líder transformador es un proceso donde líderes y seguidores se elevan entre sí a niveles superiores de moralidad y de motivación (Weber,1948), aunque posteriormente se destacó que los líderes transformadores no necesariamente tienen que llevar hacia niveles superiores de moralidad y de motivación, siempre y cuando motiven a sus seguidores para que dejen de lado sus intereses personales y trabajen por el bienestar general de la organización.

Las atribuciones del carisma se basan de manera consistente en los rasgos y las características personales del líder, mientras que las atribuciones de las cualidades transformadoras se basan principalmente en lo que los lideres hacen y dicen. “Ambos inspiran a sus seguidores, pero el liderazgo transformador no lo hace sólo a través de la identificación de los seguidores con su lider, como lo hace el carismático, sino también delegando autoridad y entrenando a sus seguidores” (Hitt et al., 2006, pág. 393).

De acuerdo con Hitt et al., así se enumeran las características del liderazgo carismático y transformador (2006, pag. 391-394):

Características de liderazgo carismático

  • Notable necesidad del poder.
  • Altos niveles de confianza en sí mismos.
  • Fuerte creencia en sus propias ideas.
  • Representan el comportamiento deseado.
  • Comunican que tienen muchas expectativas en el desempeño de los seguidores.
  • Se interesan por las impresiones de los demás, e intentan influir en ellas.
  • Destacan ideales, metas y valores muy elevados.
  • Acentúan una visión para el organizador que representa un cambio importante, pero factible.
  • Llevan a cabo tipos de acciones innovadoras o poco ortodoxas para alcanzar las metas.
  • Demuestran su autosacrificio en bien de la organización.

Características de liderazgo transformador

  • Se ven a sí mismos como agentes del cambio.
  • Son expertos tomadores de riesgos.
  • Son sensibles a las necesidades de las personas.
  • Establecen una serie de valores centrales para guiar su conducta.
  • Son flexibles y con apertura a aprender cosas nuevas.
  • Buenas habilidades analíticas.
  • Muestran mucha confianza en su visión de la organización.

De acuerdo a las características mencionadas, desde mi punto de vista, un líder debe navegar en ambos tipos de liderazgos, según sea el caso de su empresa y de las situaciones vivenciales que acontezcan. Ambos estilos tienen ventajas, sin embargo el liderazgo transformador tiene la gran ventaja de que, al motivar a los seguidores a tal nivel de entrega a la compañía, alcanzan logros significativos, realizan cambios importantes puesto que están totalmente entregados a la empresa y motivados por realizar sus labores de forma excepcional, recordemos que este liderazgo delega autoridad y entrena a sus seguidores.

Cuando la gente se entrega a la compañía los cambios se dan por sí solos, puesto que lo toman como si fuese su propio negocio, dan lo mejor de sí mismos al logro de los objetivos, sin olvidar en determinado momento que siempre exista en balance entre vida laboral y vida personal. No debemos confundir el realizar las tareas de manera óptima a que los colaboradores caigan en un nivel de estrés fuera de control que los conduzca posteriormente a menor rendimiento. El líder transformador potencializa a sus seguidores, los inspira.

Otra ventaja muy importante es que en liderazgo transformacional no es necesario que los seguidores dependan mucho de los líderes, así como es posible que la conducta del liderazgo transformador es potencialmente posible casi en cualquier lugar de la organización, mientras que las instancias del liderazgo carismático son poco comunes (Hitt et al., 2006).

Cuando la organización no está en el nivel de madurez adecuado para que los seguidores tengan total empoderamiento, primero se tendrá que dar la correcta capacitación a todo el personal para que se le puedan delegar las tareas que les corresponden. La organización tiene que estar soportada por una estructura robusta desde el/la CEO de la empresa hasta completar el organigrama. Ese primer paso es primordial para seguir con la organización de los diversos grupos de trabajo bajo el cargo de cada dirección, una vez contando con todos los directivos a cargo cada departamento seguirá diseñando y reforzando su estructura para que una compañía funcione cada vez mejor.

Los planes tienen que ser en conjunto y seguir el mismo camino, debe existir mucha comunicación entre los diferentes departamentos y todos los directivos debemos orientarnos a ser líderes transformadores.

Para terminar, Hitt et al., consideran: “al liderazgo organizacional como un proceso que debe incluirse en la función administrativa pero que, en definitiva, no es todo el papel administrativo” (2006, pag. 391).

El líder debe estar en constante crecimiento también y no es posible que se estanque en un estilo, entre administrar y liderar hay que seguir innovando, superar las metas e inspirar a las personas.

Contáctame, puedo ayudarte

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.