Definitivamente ocurren un sinfín de situaciones que hacen que nuestros días sean bueno, regulare o malos; desde luego que a todos nos gustaría que todos fueran perfectos, sin embargo, son muchos los factores que nos hacen tener días exitosos. Aunque hablar de un día exitoso depende de múltiples condiciones, hay algunas que tienen mayor relevancia, como lo son el aspecto físico-nutricional, emocional, actitudinal, social, habilidades, etc. Y es precisamente ahí donde queremos ubicar este escrito, el apartado físico-nutricional.

Dentro de los aspectos físicos, se encuentra la nutrición como un pilar fundamental; partiendo de lo anterior queremos hablar de uno de los aspectos básicos de la misma: el desayuno. Y es así que hablar de desayuno es hablar de una esencia para poder completar las actividades diarias de las personas. Para que esto suceda debe de ser completo en varios aspectos y uno de ellos es que sea saludable.

Un desayuno saludable y altamente nutritivo permite recorrer distancias, realizar trabajos, pensar, escribir, hablar, crear, innovar, etc. Pero el desayuno debe incluir un alimento de cada grupo alimenticio o lo que es igual los adecuados macro-nutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) que requiere el cuerpo para mantenerse óptimo. Por esto, consumir un desayuno saludable no sólo favorece tu desempeño durante el día; pues se han encontrado algunos hallazgos que no solamente se relacionan con el cumplimiento cotidiano de las actividades personales:

  • Mantener la vitalidad: Una de los primeros apartados que el desayuno promueve es la fuente de energía, un estudio realizado en Noruega hace referencia a que las personas que desayunan a un horario establecido y altamente nutritivo, tienen la capacidad de cumplir de manera adecuada y satisfactoria sus actividades diarias en un 70 % que las personas que tienen hábitos inadecuados de alimentación.
  • Prevención del sobrepeso: El Instituto Nacional de Corazón, los Pulmones y la Sangre menciona que las personas que desayunan de manera balanceada tienden a tener 10 veces menos sobrepeso que las demás y bajar las medidas corporales especialmente la cintura promueve un estilo de vida saludable y tener un diámetro pequeño de cintura indica ausencia de sobrepeso y bajo riesgo cardiovascular. Además tiene un impacto en la personalidad y confianza propia de las personas.
  • Ayunar: La American Journal of Clinical Nutrition, refiere que las personas adultas o jóvenes que no desayunan mantienen hábitos alimenticios pésimos, así como un tendencia a comer aún más en horas en las que el metabolismo es más lento a lo largo del día especialmente la tarde-noche y sobre todo esos hábitos se trasladan a una vida sumamente sedentaria y con poco aporte a la vida activa. Esto se ve reflejado en niveles altos de colesterol y de insulina, por lo que se presenta una disposición a tener diabetes e hipertensión arterial, enfermedades que están íntimamente relacionados con causas de muerte en México y el mundo.
  • Desempeño laboral: Además de lo anterior tener juntas de trabajo o reuniones durante un desayuno agradable y nutritivo, resulta aún más productivo que realizarlo por las tardes y esto se debe especialmente  a que las personas mantienen aun mas su atención puesta en los asuntos por la mañana, con un 70 % de todos los casos estudiados y esto refleja un desempeño laboral más aceptable.
  • Potencializa la quema de calorías: La Universidad de Birmingham demostró que se quema más proporción de grasa cuando te ejercitas antes de desayunar. Sin embargo, si desayunas antes de realizar cualquier tipo de actividad física, los carbohidratos interrumpen el metabolismo de la grasa por lo menos durante 6 horas y la tendencia a bajar de peso es mayor en la mayoría de los casos. Y esto no solamente implica en lo saludable, sino también en el aspecto físico y emocional, como lo son autoestima y seguridad personal.
  • Tabaquismo: La European Journal of Clinical Investigation menciona en sus diversos estudios que las personas que no desayunan se asocian a tendencias de desesperación o de ansiedad, lo cual tiende a recaer en vicios como el tabaco y el alcohol, pues la misma ansiedad condiciona a las personas a tendencias que no necesariamente son positivas en muchos de los casos.
  • Pierde peso: El Centro de Investigación Biomédica Pennington reveló que consumir proteínas magras como lo son las claras de huevo únicamente hace que las personas tienden a perder peso en un 60 y un 65% aun más que a personas que se dedican a hacer dietas sumamente estrictas o muy minuciosas.

“LOS GRANDES LOGROS REQUIEREN GRANDES CAMBIOS”

Dr. Alejandro Camacho Zamora
Médico general, control de peso y asesor nutricional.
vitalmedicenter@gmail.com

Contáctame, puedo ayudarte

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.