¿En alguna ocasión has escuchado decir, que debemos tener pensamiento critico?

Pero en realidad ¿a que se refieren? De acuerdo a Wikipedia “El pensamiento critico es un proceso que se propone analizar, entender y evaluar la manera en que organizan los conocimientos que se pretenden interpretar y representar en el mundo, en particular las afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas,”

En pocas palabras se trata de formular nuestro propio criterio, evaluar la información que se nos presenta sin prejuicios y formular la postura mas razonable y justificada del tema que nos interesa.

El pensamiento critico evalúa los prejuicios sociales constantemente, pero eso, no significa llevarle la contraria a todo el mundo, es, mas bien, una habilidad que nos hace ser mas analíticos, nos ayuda a saber  si la información que nos dan es viable o no lo es.

Nos hace querer investigar mas acerca del tema y por lo tanto nos ayuda a desarrollar otras capacidades como son la creatividad, la intuición, la razón y la lógica.

De acuerdo al Dr. Richard Paul y la Dra. Linda Klder de la Fundación para el pensamiento critico (http:/www.criticalthinking.org) hay siete estándares universales que deben aplicarse al pensamiento para evaluar la calidad del razonamiento sobre el problema, tema o situación y son:

Claridad: modo en que se expresa la propuesta.

Exactitud: Grado en que la estructura empleada tiene coherencia con el material a emprender.

Precisión: La construcción o propuesta debe ser ajustada a los conocimientos.

Pertinencia o relevancia: Entorno en el que se trata el tema

Profundidad: cuando el nivel de análisis, investigación y explicación se encuentra lo suficientemente cuidado.

Amplitud: Extensión del planteamiento.

Lógica: Argumentación acorde a las normas.

El pensamiento critico es pensar en forma racional y objetiva, tiene un propósito, nace del intento de solucionar un problema, resolver una pregunta o explicar algo, se fundamenta en supuestos, se respalda en datos, información y evidencia, se expresa mediante conceptos e ideas y da como resultado conclusiones que tienen implicaciones y consecuencias.

Hay una anécdota de Sócrates muy compartida en redes  y que me gusta porque habla de tener un pensamiento critico frente a los chismes (que son el pan nuestro de cada día) y dice así:

“Cuándo les vengan con chismes, primero que pasen por los tres tamices de Sócrates”.

En la antigua Grecia, Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría.

Un día vino alguien a encontrar al gran filósofo y le dijo:
-¿Sabes lo que acabo de oír sobre tu amigo?
-Un momento- respondió Sócrates- antes de que me lo cuentes, me gustaría hacerte una prueba, la de los tres tamices.
-¿Los tres tamices?
-Sí- Continuó Sócrates- Antes de contar cualquier cosa sobre los otros, es bueno tomar el tiempo de filtrar lo que se quiere decir. Lo llamo el test de los tres tamices.
El primer tamiz es la verdad. ¿Has comprobado si lo que me vas a decir es verdad?
-No, sólo lo escuché.
-Muy bien. Así que no sabes si es verdad. Continuamos con el segundo tamiz, el de la bondad. Lo que quieres decirme sobre mi amigo, ¿Es bueno?
-¡Ah, no! Por el contrario.
-Entonces- Cuestionó Sócrates, quieres contarme cosas malas acerca de él y ni siquiera estas seguro de que sean verdaderas… Tal vez aún puedan pasar la prueba del tercer tamiz, el de utilidad. ¿Es útil que yo sepa lo que me vas a decir de este amigo?
-No.
-Entonces, concluyó Sócrates, lo que ibas a contarme ni es cierto, ni bueno, ni útil; ¿porqué querías decírmelo?

Ante toda la información que nos llega, es importante considerar tener un pensamiento crítico que nos permita decidir si lo que los medios de comunicación o la gente a nuestro alrededor nos dice es verdadero o no, si corresponde o no a la realidad y no dar por cierto todo lo que nos dicen.

Y tú ¿ya empezaste a desarrollar un pensamiento critico?

Por: Claudia Díaz Jiménez

Contáctame, puedo ayudarte

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.