Buenos Hábitos Financieros

Por: Flor & Joel

En qué palabra pensarías primero si te preguntara: ¿Cómo manejas tus finanzas? Seguro son muchas las que pasan por tu mente, pero lo importante es saber si realmente eres consciente de cómo manejas esa parte de tu vida, los hábitos financieros se deberían enseñar a temprana edad, ya que juegan un papel determinante en nuestra vida y si los aprendemos desde pequeños, cuando somos adultos nos pueden ahorrar muchos dolores de cabeza.

Para cambiar un hábito se necesita convicción, ya sea por deseo o por obligación, y ser constantes, repetir y repetir. Si queremos cambiar algo debemos pensar en diferentes rutinas y opciones para lograrlo, ya que mientras más antiguo sea el hábito más arraigado estará.

Ganar mucho dinero no significa ser libre financieramente. La historia está llena de casos de personas que ganan millones al año y de un día para el otro lo pierden todo. ¿Por qué? Sencillo la falta de planeación y determinación de objetivos. La planeación es la base de que todo trabajo, proyecto e incluso vida, salga como lo deseado.

A nivel nacional, prácticamente 25 millones de personas (35.5% de los adultos) ahorran a través de una institución financiera. Los dos productos más importantes para hacerlo son la cuenta de nómina y la cuenta de ahorro, con el 60.5% y el 46.6% respectivamente.

De acuerdo con datos de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2021), encontramos cifras reveladoras dentro de los hábitos de ahorro, consumo y protección de la población mexicana:

  • Adultos con cuenta: Únicamente el 15% de la población adulta (18 a 70 años) dijo tener una cuenta a través de un mecanismo formal del Sistema Financiero.
  • Productos de captación:  El porcentaje de adultos que dice tener ahorros usa como principales productos, 52% Nómina; 36% Ahorro; 17% Gobierno; 9% Pensión; 3% Cheques; 2% Plazo y 1% Inversión
  • Porcentaje de la población que ahorró en cuentas:  Por grupo de edad, fue de 23% para el de 30 a 39 años; 21% para el de 40 a 49 años; 20% para el de 18 a 29 años; 19% para el de 50 a 59 años; y 13% para el de 60 a 70 años.
  • Uso de tarjeta de crédito: Porcentaje de la población, por grupo de edad, fue de 85% para el de 30 a 39 años; 84% para los de 40 a 49 años y de 50 a 59 años; 81% para el de 18 a 29 años; y 80% para el de 60 a 70 años.
  • Contratación de un seguro de vida: Porcentaje de la población, por grupo de edad, fue de un 20% para el de 30 a 39 años y el de 40 a 49 años; 18% para el de 50 a 59 años; 15% para el de 18 a 29 años; y 9% para el de 60 a 70 años. 

Una práctica financiera más saludable es gastar menos dinero de lo que se gana, para así poder ahorrar. Ya que es muy común hacer todo lo contrario, gastamos más y ganamos menos y como es que lo hacemos endeudándonos con las tarjetas de crédito.   

Por lo general estamos esperando tener un ascenso o un mayor ingreso para empezar a ahorrar, pero en lugar de esto se debe optar por la austeridad, vivir un estilo de vida acorde a los ingresos que se tienen y evitar endeudarse.

Para esto, el tener un control adecuado de los ingresos y gastos mensuales es fundamental; además, es necesario realizar un presupuesto personal, idealmente desde que se empieza a trabajar.

Debemos definir el porcentaje del ingreso a destinar para los diferentes gastos, diferenciando los básicos (vivienda, alimentación, salud, servicios, y transportes), de aquellos que se pueden clasificar como diversión o esparcimiento.

Para lograr la libertad financiera no queda de otra que empezar a ahorrar ya, y entre más joven empieces es mejor, ya que tendrás más tiempo de ahorro, mínimo debes empezar con un 30% de tus ingresos si esta joven sin compromisos de esposa e hijos y 15% si ya tienes familia, solo así podrás llegar a tener un patrimonio a futuro.
Ejemplo ilustrativo de plan de ahorro para el retiro deducible o no deducible de impuestos invertido, en una institución de seguros autorizada.

Joven de 30 años empieza a ahorrar de manera anual $36,000 pesos invertidos en UDIS (unidades de inversión) con un aumento estimado de inflación del 5% anual solo durante 15 años, dejando de hacer aportaciones a los 45 años.

Monto aportado durante 15 años: $776,850 pesos.                                                     
Monto a recibir a los 65 años: $3, 900,127 pesos.                                                       
Beneficio de seguro de vida e invalidez total y permanente: $1, 276,041 pesos.

Estos montos son estimados, ya que pueden variar dependiendo la inflación.

Nadie tiene el futuro comprado, busque mecanismos que le ayuden a minimizar los impactos económicos de situaciones fortuitas como terremotos, accidentes de tránsito o una enfermedad. Recuerde siempre tener un fondo de emergencias o en su defecto, trate de adquirir un seguro para estos momentos de dificultad.

Sí necesitas información al respecto te puedes contactar con nosotros vía WhatsApp al 667 103 9088 y en redes sociales @viasegura te daremos diversas opciones, en Viasegura estamos comprometidos con tu seguridad y bienestar financiero.
Ahorrar para el retiro no es un gasto, es una inversión.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?