La corona de adviento

Por: Claudia Díaz

La Corona de Adviento es un símbolo importante para los católicos, ya que representa el sentido de tener alegría, luz y esperanza, nos recuerda que la luz se va abriendo paso en medio de las tinieblas y que la vida triunfa sobre la muerte y esta luz nos la da el nacimiento de Jesucristo.

La Corona de Adviento nos ayuda en la preparación para recibir la Navidad.

La palabra Adviento viene del latín Advenio que quiere decir “venir” o “llegar”, y está dividido en dos partes: las primeras dos semanas son para reflexionar sobre la venida final del Señor (fin del mundo) y las siguientes dos semanas son para reflexionar sobre su nacimiento.

La Corona de Adviento está compuesta por:

-Una forma circular, es decir que no tiene principio ni final y que es señal que el amor de Dios es eterno, no tiene principio ni fin.

-Follaje verde, la corona es forrada con follaje verde, ya que el verde, significa la esperanza y la vida y simboliza que esperamos su gracia, el perdón de los pecados y su gloria eterna.

-Velas, que simbolizan la luz ante la oscuridad, sabemos que donde hay luz, el miedo se disipa.

Estas velas tendrán las siguientes características:

-Tres velas moradas, ya que es el color litúrgico de la conversión, que es lo que vamos a hacer en este periodo de espera y se encienden el primero, segundo y cuarto domingo.

-Una vela rosa que será encendida el tercer domingo y que simboliza la alegría ante la cercanía del nacimiento.

-Un cirio blanco que se coloca al centro de la corona y que se enciende en Noche Buena, como signo de que Jesucristo ha nacido y es la luz que nos libera de la oscuridad y el mal.

En las iglesias y las casas se colocan las coronas, el primer domingo de Adviento se lleva la corona a bendecir a la iglesia (y es también este primer domingo, el primer día del nuevo año litúrgico en la iglesia católica) y se va encendiendo una vela cada domingo acompañado de oraciones, una lectura de la biblia o una meditación.

A veces se colocan también manzanas rojas y frutos secos de color madera o rojizos adornando la corona y representan los frutos del Jardín de Edén, como recuerdo de Adán y Eva, que hicieron ingresar el pecado al mundo, pero que también recibieron la promesa de salvación.

También se le puede colocar un listón rojo al contorno de la corona que simboliza nuestro amor a Dios y el amor que Dios nos devuelve.

La corona debe ser colocada en un lugar especial dentro del hogar y que todos puedan ver como símbolo de reflexión sobre la preparación para la Navidad.

Este año las fechas del tiempo de Adviento son las siguientes:

27 de noviembre primer domingo de Adviento, se prende una vela morada
04 de diciembre segundo domingo de Adviento, se prende una vela morada
11 de diciembre tercer domingo de Adviento o domingo de Gaudete (día de la alegría por la cercanía del nacimiento) se prende la vela rosa.
18 de diciembre cuarto domingo de Adviento, se prende una vela morada.

La iglesia recomienda o sugiere algunos propósitos que podemos realizar con los pequeños de la casa, para vivir el tiempo de Adviento y entre estas sugerencias están:

-Ayudar en casa en aquello que nos cueste más trabajo.
-Rezar en familia por la paz del mundo.
-Ofrecer mi día por los niños que no tienen papás, ni una casa donde vivir.
-Cumplir mis tareas sin quejarme.
– Ayudar a mis hermanos en algo que necesiten.
-Dar un juguete o ropa a niños que no lo tengan.
– No pelear con mis hermanos.
-Dar gracias a Dios por todo lo que nos ha dado.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?