Lo que debes evitar a los 40

La verdad que llegar al cuarto piso no es tan malo como parece, si observamos nuestra vida, podremos notar que nos ha dejado cosas muy productivas, hemos estudiado, trabajado, y tal vez hemos conocido al amor de nuestra vida; y si vemos hacia el futuro podremos notar que lo que nos depara, está simple y sencillamente en nuestras manos. Cada vez se habla menos de la crisis de los 40 y más de que los 40 son los nuevos 30, sin embargo, la piel y nuestro cuerpo empiezan a sufrir una serie de cambios, así que toca adaptar nuestra rutina de belleza, adquirir buenos hábitos de salud y, sobre todo, ser constante para retrasar las arrugas.  

10 cosas que no debes hacer si ya llegaste al 4to piso

 

  1. Mantener relaciones tóxica o abusivas

Está comprobado que las malas emociones como injusticia, impotencia, miedo y frustración, enferman y envejecen tus células. Cuando estamos en una relación tóxica de cualquier tipo (pareja, trabajo, familia, etc.) no podemos expresar nuestro auténtico yo y brillar, porque nuestra energía está atorada. Trabaja en solucionar este tema, cuando lo logres verás el peso que te quitas de encima y los años que vas a rejuvenecer. “Haz lo que realmente te haga feliz”.

  1. Hacerte de la vista gorda con el azúcar

Las mujeres de 40 y más debemos limitar, por no decir olvidar el azúcar, y es que el azúcar está presente prácticamente en cualquier producto procesado y empacado, es el responsable de que estés envejeciendo aceleradamente, el azúcar daña el colágeno que hace que tu piel luzca firme, el azúcar induce los procesos inflamatorios que empeoran el acné y la rosácea, además, es uno de los actores más importantes en enfermedades como diabetes y cáncer. Un momento de gozo cuando te comes una golosina no se compara con la felicidad que trae una larga vida en salud.  

  1. Desvelarte como en la adolescencia

Las mujeres de 40 y más necesitamos de una honorable noche de sueño para repararnos, rejuvenecer y eliminar sustancias tóxicas en el hígado. Las mujeres que se desvelan mucho están más predispuestas a comer en exceso, están más irritables, y les cuesta más trabajo enfocarse. No descansar tiene un impacto en el sistema inmunológico muy similar al estrés, y, por si fuera poco, si no duermes bien, te costará más trabajo perder peso porque la leptina y ghrelina (hormonas de saciedad y hambre) se producen de noche. Y, ¡tendrás más hambre al día siguiente!

  1. Asolearte sin protección

El sol es el factor más importante de envejecimiento de la piel y el responsable de que nos salgan manchas. Las excesivas quemaduras solares en la piel pueden derivar en cáncer de piel. Protege tu piel con un protector solar +30 y usa sombrero.

  1. Amistad obsesiva con tu celular, televisión o cualquier aparato electrónico

Pasar mucho tiempo sentada en el sofá viendo la televisión o en tu cama con tu celular provoca que tu metabolismo se haga lento, que tus músculos se atrofien y que pases mucho tiempo encerrada sin contacto con la naturaleza. Corta esa relación ahora y hazte amiga de tus tenis, inscríbete en un gimnasio, sal a caminar, a trotar y mantente en movimiento. A medida que nos volvemos mayores debemos buscar intencionalmente movernos cada vez más. “Haz ejercicio, todo el que puedas”.

  1. Sexo aburrido

El cansancio, el estrés y la rutina acaban con la “llama de la pasión” en tu relación de pareja, por lo que es importante que aprendas cómo acabar con el aburrimiento sexual y disfrutar al máximo tu intimidad. El sexo es la energía creativa que te conecta con tu divinidad. Dicen que el sexo es mejor en las mujeres de 40 y más, y así lo creo. ¿Tú qué piensas? ¡A disfrutar del sexo con responsabilidad Diosas!

  1. Poner tu edad como excusa

Eso de “ya estoy muy grande”, “ya para qué”, “qué van a decir si lo hago”, “no se me da” “si fuera más joven” etc., etc., si realmente quieres alcanzar tus metas y quieres hacer realidad todos tus sueños entonces desde ya tienes que ir dejando los pretextos de lado. ¡Tu mejor edad es ahora!  

  1. Morirte de hambre

Las mujeres de 40 y mayores deberíamos olvidarnos de las dietas de hambre, ya que hacen lento tu metabolismo y te predisponen a muchas enfermedades, en lugar de matarnos de hambre, mejor incorpora hábitos saludables para el resto de tu vida, hacer ejercicio, dejar de comer alimentos fritos que literalmente se convierten en petróleo, prueba cosas nuevas como: Hacer un curso de cocina saludable, cocinar en casa con tus amigas o con tu pareja. Verás que poco a poco regresas a tu balance.

  1. Pedir productos light

Esto va junto con pegado con el punto de arriba. Si estás eligiendo canderel, splenda o pidiendo coca light después de que te metiste un atracón, “disque para no engordar”, se me hace que hay algo mal. Hay estudios que demuestran que los dos ingredientes principales del aspartame (el ácido aspártico y la fenilalanina) estimulan la producción de insulina y leptina, hormonas que ordenan al cuerpo retener y producir grasa. Además, este edulcorante también se asocia con problemas neurológicos y migrañas”. No desperdicies tu dinero de esta manera, come sanamente para que seas una mujer de 40 y más que se siente fabulosa.

  1. Irte a la cama sin sacarte el maquillaje

Seguramente has escuchado mil veces que no se debe dormir con maquillaje y eso es verdad, porque puede tener un impacto dramático en el cuidado de tu piel. Dormir con maquillaje tapa los poros, las pestañas se debilitan, atraes bacterias en tu rostro, la piel se opaca y se seca. Tu piel necesita respirar durante la noche y también necesita producir las vitaminas y minerales que promueven una piel saludable y brillante; sin embargo, mientras el maquillaje bloquee tus poros, tu piel no podrá recomponerse.

Por: Daniela Pannacci
Health Coach
Instagram: danipannaccihealthcoach
Facebook @eligebienbydanielapannacci
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?