¿De verdad eres eficiente en el home office?

Debido a la pandemia provocada por el Covid-19, el mundo virtual y el home office se han vuelto fundamentales para el funcionamiento y la supervivencia de las empresas. La mayoría de las organizaciones nacionales, internacionales y transnacionales autorizó el home office y pese a que muchas de ellas no apostaban por los buenos resultados, lo cierto es que estos sobrepasaron las expectativas.

Este tipo de trabajo logró que los empleados y colaboradores llevaran la confianza y eficiencia a otro nivel, pues a lo largo de estos meses su desempeño desde casa ha colaborado a la supervivencia de la empresa.

Es importante recordar que como sucede en casi todas las actividades, a mayor libertad mayor responsabilidad, por lo que estos días se convierten en el momento perfecto para demostrarle a nuestros jefes que trabajar desde casa nos hace muy eficientes.

Ahora que el plazo de cuarentena se ha extendido, es necesario revisar qué hemos aprendido del home office y de cómo lo hemos llevado a la práctica hasta ahora, para ver si es necesario modificar algo de la rutina que hasta el momento hemos llevado para ser aún más productivos.

  1. Vuelve a establecer un horario fijo: con el paso de los días en casa, todos hemos trabajado más horas de las que lo haríamos al ir a la oficina. Así que replantea el tiempo que pasas realizando tus labores y vuelve a acoplarlo para que empieces y termines tus tareas apropiadamente.  Recuerda: el home office no es estar más de 12 horas en la computadora, o contestar a algún cliente mensajes de Whatsapp a las 10 de la noche.
    Si trabajas eficientemente y aprendes a gestionar el tiempo, podrás ser más productivo de lo que crees.
  1. “¡Me estoy volviendo loco con los niños en casa!”: los padres de familia se han enfrentado a la labor de hacer su trabajo –con sus hijos al lado– y estar pendientes de las tareas de los pequeños de la casa. Si esto te causa conflicto, puedes platicar con tus líderes para ver la posibilidad de hacer algunas actividades en otro horario y dedicar el tiempo necesario a tus hijos.

También debes explicarles a tus hijos nuevamente que no estás de vacaciones, sino trabajando por lo que deben respetar tus horarios y evitar gritar e inmiscuirse mientras estás en una llamada o en una videoconferencia. Sin embargo, no te estreses, ya que millones de personas en todo el mundo estamos en la misma situación. Así que si de pronto aparecen para saludar a tu jefe, tómalo con tranquilidad y pídele un momento a tu jefe para arreglar la situación.

  1. Menos tiempo perdido: como ya te diste cuenta, una de las grandes ventajas es que pasas menos tiempo desplazándote de tu hogar a tu trabajo y viceversa, ya que ¡no has tenido que manejar o tomar el transporte público y, sobre todo, no sientes que vas tarde al trabajo. Tampoco hay retrasos en juntas, ya que todos llegan a tiempo.
  1. Olvídate de la pijama: está científicamente comprobado que podemos ser mucho más eficientes en el trabajo en casa si dejamos a un lado la pijama y nos vestimos como si fuéramos a trabajar porque, al final de cuentas, estamos trabajando. También es importante que tengas una buena higiene personal, limpieza y orden en el hogar. La teoría de la higiene menciona que entre más apropiado y cómodo te sientas en tu lugar de trabajo, mayor será tu motivación. ¿Qué hay más confortable y agradable que tu propio hogar? ¡Aprovecha! No tienes por qué vestirte formalmente; puedes usar ropa cómoda, como pantalones, shorts, playeras, camisas, tenis, vestidos y faldas.
  1. Sigue con la buena alimentación e hidratación: como en cualquier actividad, es muy importante tomar agua para estar hidratados, y la alimentación es básica para tener mayores defensas ante la pandemia, para que tengas energía para el día a día. Recuerda que cuando la cuarentena se levante, debes tener un organismo muy bien fortalecido para salir a la calle.
  1. Cambia tu espacio de trabajo: aprovecha que estás en tu casa para cambiar de escenario laboral. Eso sí, el lugar que elijas debe ser cómodo y que te permita concentrarte en lo que estás haciendo. Aunque ya estés cansado y un poco harto de estar en casa, evita trabajar en la cama y elige una mesa, además de una silla cómoda; recuerda que si sientes tranquilidad y relajación, el trabajo es mucho más productivo.
    De preferencia, el espacio que escojas debe estar lejos de televisores para que evites distracciones e interrupciones.

    Por supuesto, puedes optar por escuchar música durante tus horas de trabajo.
    Ten en cuenta que la empresa paga o ha costeado un lugar específico para que tú puedas trabajar; sin embargo, en tu casa cabe la gran posibilidad que no tengas un lugar específico de trabajo y esto los jefes lo deben de tener en cuenta porque ellos también viven lo que tú estás viviendo.
  1. Date un descanso: en ocasiones podemos olvidar lo importante que es darnos pequeños tiempos de relajación para despejar la mente. Te recomiendo darte 10 min por cada 2 hrs de trabajo efectivo, esto te ayuda a ser más productivo y eficaz para que sigas con el trabajo.
    Puedes comer un snack, caminar por tu casa o meditar, que es la opción que yo utilizo. Lo que no te recomiendo es estar viendo noticias en redes sociales sobre la crisis sanitaria o económica, pues eso te puede producir angustia y ansiedad. Todo lo que debes saber ya lo conoces, no necesitas más.
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?