DESCODIFICACIÓN BIOLÓGICA

El arte de escuchar a nuestro cuerpo

Por: Claudia Díaz Jiménez

Alguna vez, ¿has escuchado hablar de la Descodificación Biológica?. En la actualidad existe una metodología terapéutica complementaria (es decir, no sustituye un tratamiento médico profesional) que tiene este nombre “Descodificación Biológica o BioDescodificación”, propuesta de la medicina alternativa que busca el origen metafísico de las enfermedades o su significado emocional para que, a partir de ahí se encuentre la forma de poder sanar.
Su base consiste en entender que siempre, antes de que exista un síntoma o un malestar, la persona ha vivido un conflicto biológico o emocional con una gran carga de estrés. Por ejemplo, una situación vivida en soledad, dramática, inesperada, sin expresar o sin solución.
De acuerdo a esta teoría, este conflicto biológico o emocional al no ser expresado busca la manera de salir, de tal forma que se manifiesta en algún órgano del cuerpo. (de ahí las enfermedades que pueden ser desde trastornos leves hasta afecciones muy graves y que además pueden ser eventuales o quedar en forma crónica).
Por esta razón se considera a la Descodificación biológica como el método para escuchar el cuerpo y comprender el lenguaje de los órganos, es decir, es un método auxiliar que permite ayudar a sanar los síntomas físicos atendiendo el problema psíquico o emocional.
De ahí la importancia de conocer nuestro entorno y las emociones que nos produce al estar inmersos en él, comprender y trabajar las emociones no expresadas o no procesadas porque si no van a generar un estrés o patología en el organismo.
Al fin de cuentas, lo primero que hacemos cuando estamos enfermos es querer eliminar la enfermedad, erradicando los síntomas porque no queremos tener molestias, pero, cuando se trata de fracturas o lesiones que toman tiempo y en las que no hay una pastilla que quite automáticamente las molestias el desafío está en comprender qué sentido tiene y para qué sirve lo que está ocurriendo, aunque no nos guste lo que nos está tocado vivir en ese momento.
Enric Corbera en su libro Bioneuroemoción, Un método para el bienestar emocional escribe:

“El cuerpo reacciona a la emoción con una gama de cambios físicos. Desde aumento de la frecuencia cardiaca y respiración entrecortada hasta debilidad en las piernas, temblores de labios o piel erizada. Una vez que el cuerpo ha reaccionado, el cerebro asimila los cambios y lo traduce al lenguaje de las emociones: es entonces cuando sentimos.”

Las emociones al final de cuentas, no son buenas ni malas, el problema radica cuando nos posicionamos en exceso, a favor o en contra de una situación, es entonces cuando surge un desequilibrio.
Existe un diccionario de descodificación que enlista las enfermedades que pueden afectar al organismo y que significado tienen, sin embargo, no es una herramienta que se pueda usar como diagnóstico, (ya que cada persona es única y tiene su forma de expresar las emociones) más bien es una guía que nos aproxima al posible significado, es una puerta de entrada que nos permite observar la emoción que nos está afectando y poder trabajarla mediante algún tipo de terapia.
Este diccionario (que puedes consultar de manera gratuita en internet) se basa en que existen patrones biológicos y simbólicos de los organismos y sus sistemas que se comparten, por lo tanto, tienden a repetirse, si en este momento tenemos un problema o enfermedad es porque tenemos un programa o conflicto emocional, que puede venir de nuestra infancia, nacimiento, embarazo, concepción o incluso algunas teorías revelan que pueden venir de nuestros ancestros de los que copiamos modelos, de ahí su importancia.

El objetivo de los profesionales de la Descodificación Biológica es conocer el lenguaje biológico del organismo y acompañar a las personas a conectar con su cuerpo
para descargar la emoción y la necesidad no satisfecha, solo así el síntoma deja de tener razón de ser.
Algunos ejemplos de enfermedades sacados del Diccionario de Biodecodificación por Joan Marc Vilanova son los siguientes:

ASMA
El conflicto: mucha gente viviendo en la misma casa, Amenaza en el territorio, disputa, peleas familiares.

CANCER
El conflicto: Algún tipo de resentimiento de larga duración, o problemas emocionales pendientes con el pasado que los hace sentirse profundamente heridos.
CATARATAS
El Conflicto: No acomodarme a lo que veo, “no quiero ver lo que hay delante de mí” rechazo ver lo que pasa delante de mis ojos.

DIABETES
El conflicto: mala alimentación afectiva, separación afectiva, tienen un afán no reconocido de realización amorosa y no son capaces de aceptar y abrirse al amor.
ADICCIONES
El conflicto: Sentimiento de vacío existencial, falta de amor, una sensación de soledad y desconexión con el entorno.
ANEMIA
El conflicto: falta de alegría ante la propia vida, la falta de valoración por uno mismo.

ARTRITIS
El conflicto: tendencia obsesiva a fijarse en lo negativo de la vida y de las personas.

DOLOR DE GARGANTA
(junto con Afonía y laringitis)
El conflicto: es una furia que impide hablar, o un impulso tremendo por hablar, pero incapacidad y miedo de hacerlo.Aplicar la biodecodificación en nuestra vida, sobre todo en esta época de pandemia en que el estrés ya es más común en las familias debido al confinamiento.

Nos permite tomar conciencia y tener un proceso de transformación que va más allá de un remedio rápido para tratar la enfermedad.
Nos da las herramientas para indagar en uno mismo y autogestionarse, principalmente en la actualidad donde vivimos en un mundo enfocado en la mente racional y hemos olvidado conectar con nuestras emociones.
Analiza qué te duele, e intenta este método, por lo menos conectarás con tu “yo” interno.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?