Empieza a ganar dinero, ¡ya!

Recodifica tu mente financiera

Por Flor Núñez Sotelo/Joel Mendoza
Socios Fundadores de Viasegura
Coach en Finanzas Personales/ Asesor profesional de seguros,servicios financieros y pensiones
contacto@viasegura.com.mx

En estos tiempos de contingencia es cuándo quisiéramos regresar el tiempo y tomar en serio la recomendación de crear un fondo de contingencia.
Antes que nada, vamos a definir qué es un fondo de contingencia.

Se refiere a la cantidad de dinero que se reserva para resolver los eventos imprevisibles y no previstos; inicialmente en los Presupuestos, evitando así poner en riesgo los resultados de tu programación financiera.

¿Cómo determino la cantidad para el fondo de contingencia? Se recomienda mínimo 3 meses de lo equivalente a tu gasto mensual y lo ideal es 6 meses. Para determinarlo te puedes basar en un presupuesto de gasto fijo mensual y detectar cuáles son los gastos necesarios para sobrevivir; no se contemplan lujos, sólo los gastos indispensables.

¿Qué tal estarías viviendo esta cuarentena del COVID-19, si contarás con ese fondo? Me imagino que te daría tranquilidad emocional poder ofrecerle a tu familia la protección y seguridad de que van a estar bien.

Muchas veces no tenemos este tipo de información o recomendación; porque por un lado vemos a los asesores financieros con el signo de pesos. Es decir, servicio costoso (te digo vemos, porque me incluyo, hace muchos años, yo también así los veía); sin embargo, ahora podemos acceder a la información financiera con más facilidad.

Dicen que hace 25 años fue el mejor momento para sembrar un roble y el segundo momento es hoy

Otra de las causas por las que la pandemia nos ha puesto en jaque, es porque no nos enseñaron a tener educación financiera con conciencia. A que me refiero con esto, a que desconocemos nuestros patrones en relación al dinero. Como toda transformación el proceso se lleva a cabo de adentro hacia afuera, nuestras decisiones están basadas en los programas almacenados y estos programas están basados en la forma en que fuimos configurados cuándo éramos niños, con respecto al dinero.
Por lo tanto, aunque creemos que vamos por la vida tomando buenas decisiones, la realidad es que vamos por la vida reproduciendo programas del pasado, si queremos hacer un verdadero cambio en nuestros resultados, es necesario trabajar en conocer nuestros patrones financieros.

En la teoría de la PNL, nuestros marcos en relación al dinero son creados en base a 3 variables, el lenguaje visual, auditivo y kinestésico, mismos que aprendemos de las 5 personas que nos influenciaron los primeros años de nuestra vida, es muy importante conocerlos, porque si son inhibidores, los podemos transformar en potencializadores e iniciar una relación sana con el dinero.

Nuestros hábitos del dinero determinan nuestros resultados económicos, y uno de los hábitos que te ayudan a crecer es la administración de los ingresos, ya que una distribución con propósito, te ayuda a tener más control y hace que tú le indiques al dinero a dónde ir.

En el libro “Los Secretos de la Mente Millonaria”, el autor T. Harv Eker, nos recomienda la siguiente clasificación:
1.- 10% Fondo para tu retiro y/o libertad financiera
2.- 10% Metas a mediano plazo
3.- 10% Capacitación
4.- 50% Vivir
5.- 10% Diversión
6.- 5% Donativos o regalos
7.- 5% Fondo de contingencia

Puedes hacer modificaciones en los porcentajes, pero el monto que no debes disminuir es el del fondo de retiro, y hablar de retiro no me refiero a la edad de 60 o 65 años, más bien a un número (invertirlo y generar ingresos pasivos que paguen tu estilo de vida), del 5% destinado a la creación del fondo de contingencia, una vez que llegaste a la meta, ese porcentaje lo puedes usar para acelerar el fondo de retiro.
Otra recomendación es blindar tu patrimonio, ya que los imprevistos o riesgos financieros de la vida, pueden afectar tu patrimonio, si no tienes una adecuada protección.
Un ejemplo muy claro de riesgo es la situación actual, qué tan preparados financieramente estamos para hacer frente a esta pandemia.

Las 4 áreas para el blindaje patrimonial son salud, vida, invalidez y negocio

Pregúntate, ¿cómo te gustaría que viviera tu familia si faltas?
Si te llega a pasar algo y se viera limitada tu capacidad de generar dinero, ¿cuál sería el impacto en tu estilo de vida?

Una de las formas de blindaje es transferir el riesgo a una aseguradora, puedes encontrar alternativas interesantes para cada área. Primero, identifica ¿en dónde estás?, ¿con qué cuentas y con qué no cuentas? Para proteger tu patrimonio, generando bienestar y tranquilidad financiera para ti y para tu familia.

A continuación, te damos un ejemplo del costo de estar protegido mediante un seguro de vida, ¿cuál debe ser la suma asegurada ideal? este cálculo lo haces sobre los gastos mensuales sumados al año y multiplicado por 10 años.

Digamos que si tus gastos mensuales son de 25 mil pesos, multiplicados por 12 meses serían 300 mil pesos por 10 años, en total tu suma asegurada sería de 3,000,000. Y la recomendación sería adquirir un seguro de vida en unidades de inversión (UDI) para que tu suma asegurada se actualice con la inflación.

Ejemplo en UDIS convertido en moneda nacional: Hombre No Fumador con una condición de salud Normal y un plan con una temporalidad de 20 años.

Como ves en el ejemplo la edad sí importa ya que entre más joven estás el costo es menor, un dato importante también es la temporalidad del plan, en este ejemplo, a 20 años tu prima es congelada durante ese tiempo, lo que va a estar variando es el pago de la renovación de acuerdo al tipo de cambio al momento del pago.

Es importante que te asesores con profesionales ya que existen muchas opciones de seguros, lo principal es que adquieras la protección de acuerdo a tus posibilidades y necesidades.
¡Nunca es tarde!

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?