Ho´ponopono, técnica ancestral

Por: Claudia Díaz Jiménez

El estrés en la vida cotidiana se ha convertido en una enfermedad común. Vivimos en un mundo con altas demandas, laborales y familiares, con un ritmo que supone un desafío constante. A eso hay que añadirle el momento excepcional que se ha vivido como consecuencia de la COVID-19, una situación que genera incertidumbres sobre el presente. El 2020 obtuvo récords a nivel mundial, provocando ira, tristeza, preocupación, he incluso manifestándose en el cuerpo, mediante diversos síntomas.

De acuerdo al índice global de Emociones 2021 de Gallup, el 40% de los adultos de todo el mundo manifestaron haber sentido mucho estrés, convirtiéndose así, en el nivel más alto de los últimos 15 años. A nivel mundial, las mujeres con niños pequeños en casa se llevaron la peor parte del estrés, la preocupación, la ira y la tristeza que experimentaron las personas durante la pandemia de 2020.

La enfermedad y la muerte a causa del Covid -19 fueron un detonador importante para esta enfermedad, sumado a esto, el confinamiento en las casas y todo lo que implica dentro de la convivencia familiar, la preocupación por el desempleo, las compras de pánico ante la escasez de alimentos y medicinas entre otros, sumados a los problemas que ya se consideraban cotidianos.

Aparecen, sin embargo, algunas técnicas que podemos poner en práctica y que pueden servir de apoyo, para poder aminorar los efectos del estrés e incluso, algunas de estas técnicas afirman llegar a eliminarlos.

Existe un dicho Zen que dice: Tal vez no podamos hacer que los pájaros dejen de volar alrededor de nuestras cabezas, pero si podemos evitar que hagan sus nidos en nuestros cabellos.

Uno de estos métodos es conocido como Ho´ponopono que significa corregir un problema, fue descubierto por el Dr.  Hew Len, y consiste en limpiar aquellas memorias o pensamientos que nos hacen daño o nos lastiman y que además están creando nuestra realidad y que impiden transformarla, ya que, de acuerdo a esta teoría, nuestro universo físico es una materialización de nuestros pensamientos.

El objetivo de la técnica, por tanto, es la de quererse a uno mismo, perdonarse, darse permiso para cometer errores y enmendarlos. Y puede servir para cualquier problema o adversidad que se te presente en la vida.

Ho´ponopono. No se enfoca en buscar culpables, sino en limpiar todas las memorias inconscientes y emociones negativas que nos suceden en relación con problemas, este método, aparentemente, parece complicado, pero en realidad consiste en la repetición constante, (todos los días) de cuatro palabras que podemos considerar mágicas: Lo siento. Perdóname, Gracias, Te amo.

Lo siento: esta palabra permite que quien esté aplicando la técnica asuma la responsabilidad de aquello que quiere cambiar o solucionar.

Perdóname: permite la reconciliación con uno mismo por haber atraído una situación dolorosa.

Gracias: esta palabra al pronunciarla es símbolo de nuestra fe en que será resuelto y una manera de agradecer a estos pensamientos negativos que se hayan manifestado porque nos da la oportunidad de enmendarlos.

Te amo: dirigido a esta parte negativa que deseamos cambiar, permitiéndole de este modo que se vaya para siempre.

Esta técnica llamada también, por otros, filosofía, explica que cuando nos pasa algo desagradable en nuestra vida, lo que hacemos instintivamente es buscar culpables; desde nuestro nacimiento el arquetipo de víctima es instalado en nuestro pensamiento y la búsqueda de culpables en nuestro exterior nos imposibilita buscar una solución, sin embargo, si asumimos la realidad de lo que nos pasa, estará en nuestro poder hacer algo para cambiar esa realidad y, por tanto, podemos transformarla para nuestro bien y evolucionar, es decir, el problema o conflicto aparece para obligarnos a trabajar en esa parte de nosotros mismos que no nos gusta o que no es buena.

El Dr. Hew Len explica que al decir: Lo siento. Por favor perdóname. Admitimos que algo, aun cuando no sepamos que es, se ha metido en nuestro cuerpo/mente, por ejemplo, el sobrepeso, si el programa de sobrepeso se instaló en nuestro sistema y en el fondo no sabemos por qué sucedió, al pronunciar estas palabras, le pedimos a la divinidad que nos ayude a asimilar esta responsabilidad y a perdonarnos a nosotros mismos por haberlo permitido; después se dice Gracias como forma de gratitud y de fe que se resolverá y el Te amo permite que esta energía fluya.

Cuando pronunciamos estas cuatro palabras todos los días, como un mantra, el subconsciente actúa y los cambios en la vida comienzan a notarse.

Si se quiere ahondar más en esta práctica existen libros que tratan a fondo esta técnica y que pueden servir como guía para poder practicarla, incluso en internet puedes encontrar más artículos y videos que te ilustrarán.

Hay muchos caminos para mejorar nuestra calidad de vida, date esa oportunidad.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?