La pandemia que aceleró las compras en línea en México

Por Jacqueline Zavalza

Antes de que los contagios por la Covid-19 llegaran a México; solo un pequeño segmento de la población se había adentrado al mundo de las ventas y compras en línea. Incluso parecía que nuestro país avanzaba lento en el tema de digitalización, ya que se pensaba que solo los millennials (generación Y nacida entre 1980 y 1994) o los centennials (también conocidos como nativos digitales, generación Z, nacidos entre 1995 y 2010), eran los más digitalizados y por ende los más aptos para realizar transacciones en línea.

Durante los primeros meses de confinamiento por la pandemia muchos corporativos, tiendas departamentales, negocios y emprendedores; empezaron a padecer de la crisis económica. Al no estar involucrados con las ventas en línea, los obligó que a marchas forzadas comenzaran a migrar con el objetivo de levantar sus ventas.

El confinamiento que nos obligó a comprar en línea.

De acuerdo con la encuesta del Statista Global Consumer Survey (publicada en noviembre de 2019); aproximadamente un 50% de los usuarios de internet afirmaban haber realizado al menos una compra en Mercado Libre. Mientras que un 45% dijo efectuar una compra en Amazon, 31% en Walmart, 24% en Cinépolis, 24% en Liverpool, 18% en Coopel, etc.

Estos porcentajes darían un giro inmediato luego de que el 31 de marzo de 2020, el Gobierno de la Ciudad de México decretara emergencia sanitaria. Suspendiendo las actividades no esenciales en los sectores público, privado y social, pero dejando la puerta entre abierta al comercio electrónico.

Para abril del 2020, en un estudio realizado por KantarWorldPanel revelaron que: México impactó 500% sus ventas on-line debido al confinamiento en casa. Entre la necesidad, aislamiento, aburrición y algunos otros aspectos; las ventas en línea fueron impactadas drásticamente. Esto ayudó a que muchos negocios pudieran sostenerse y salvarse de cerrar la cortina para siempre.

La pandemia obligó a todo el mundo a capacitarse para adentrarse a las ventas digitales. Pues los que no tenían recursos económicos para una página de internet con tienda en línea o una app; echaron mano de algunas estrategias como la venta tradicional por teléfono. Algunos más aventurados se migraron por completo a los medios digitales para hacer uso de medios gratuitos como Facebook y WhatsApp.

Junio de 2020, la migración fue más marcada; pues dos de cada 10 pymes con venta en línea lo hicieron a causa de la cuarentena y 6 de cada 10 pymes ya vendían por internet, esto de acuerdo a una encuesta realizada por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

En noviembre de 2020, México obtuvo el lugar número 10 al lograr colocarse dentro de los 10 principales mercados con mayor potencial de comercio electrónico, lo que significa un crecimiento en ventas y un desahogo para las pymes en crecimiento económico.

En el rubro de las ventas en línea también se vieron beneficiadas “las nenis” (como actualmente se les llama a las personas que se dedican a las ventas por catálogo informales y por temporada).

Empresas como Natura, Mary Kay, Avon, Yves Rocher, Blen, Omnilife, Isagenix, entre otras, decidieron capacitar y digitalizar a sus vendedoras y vendedores, con el objetivo de hacer crecer sus ventas; de la misma forma echaron mano de estrategias digitales para adentrarlos a las redes sociales Facebook, Instagram y Tik Tok, así de esta manera fortalecieron la confianza y el liderazgo de sus vendedores.

La Asociación Mexicana de Ventas Directas A.C. (AMVD) tiene registrados a la fecha que aproximadamente 3,355,000 personas que se dedican a la Venta Directa, donde el 80% son mujeres y 7 de cada 10 son amas de casa.

La Covid-19 trajo grandes beneficios para esta industria: se migraron a las ventas en línea, incrementaron la presencia on line de los colaboradores, aumentó el consumo de productos de higiene personal y los millennials engrosan las filas de las ventas en línea.
La AMVD señala que, por 5 años consecutivos, México ha estado en el Top 10 de los países más importantes en la distribución de ventas en la Industria de Venta Directa.

Mientras que la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), informó que, como resultado de tanto confinamiento, cerca de 90,000 restaurantes cerraron para siempre. Lo que no solo implica el cierre, sino la pérdida de empleos de muchas personas.
Sin duda los grandes beneficiados con la pandemia fueron las ventas en línea, ventas por catálogo y todo lo relacionado con la salud; mientras que las ventas minoristas como: ropa y accesorios, papelería y esparcimiento, abarrotes, autos y refacciones, enseres y electrodomésticos, ferretería, autoservicio y departamentales (de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, INEGI), resultaron muy afectados, en gran parte porque carecen de la capacitación para adentrarse al comercio electrónico.

El INEGI indica que, debido a la pandemia, en el 2020 las ventas de bienes al menudeo retrocedieron 9.3%, con lo que se ubicaron en su nivel más bajo desde el 2014.

La AMVO nos da un panorama amplio de lo que vendedores y compradores han aprendido; a más de un año de la pandemia y luego de tanto tiempo de confinamiento.
De entrada, el vendedor aprendió que el comercio electrónico le ayuda a saber los cambios de comportamiento del consumidor; mantiene presencia social y le ayuda a tener disponibilidad online de inventarios.

El consumidor digital reconoce actualmente la compra por Internet más allá del precio; encuentra mercancía que no encuentran en otro canal y lo reciben en la comodidad de la puerta de su casa. Incluso, ha aprendido a verificar aspectos de seguridad y métodos de pago.

Otro dato importante que brinda el estudio de la AMVO; que da una razón más para que los negocios y las mypimes se adentren a las ventas on line; es que casi 7 de cada 10 compradores declaran estar satisfechos con sus compras por Internet.

El 53% de las ventas en línea son hechas por mujeres, mientras el 47% lo hacen los hombres; el rango de edad lo tienen en primer lugar personas de 25 – 34 años con 30% y de 35 – 44 años el 26%.

El comercio electrónico llegó para quedarse. Algo que muchos se resistían a creer, pero tuvo que venir una pandemia; a enseñarnos que lo más importante en los negocios va a ser y será siempre… la innovación en todos los aspectos; de lo contrario se corre el riesgo de que, en crisis, no pueda sobrevivir un negocio.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?