Niuris Isabel Higueras Martínez

 “Hay que ayudar, pero hay que atreverse”

Fundadora de los reconocidos paladares El Atelier y Le Chansonnier, en la Habana Cuba

Como parte de nuestra sección especial Agentes de cambio, tenemos el placer de presentarte a Niuris, una mujer orgullosamente originaria de Cuba; humilde, sencilla, perseverante, y se reconoce muy mandona; ella ha sabido conjugar el rol de esposa, madre, cocinera y activista social a favor de las mujeres.

“Soy cocinera, no soy chef, aprendí a los nueve años, creo que la cocina es algo que nace contigo, es un don. Mi vida es la cocina, me gusta hacer cosas nuevas y que todo fluya, que los demás disfruten, nada experimental, pero sí un poco atrevido, es la clave

En la década de los 90 surgió en Cuba una nueva modalidad de restaurantes, los llamados “paladares” creados por los denominados “cuentapropistas”, es decir aquellos ciudadanos que con sus propios recursos abrían lugares para dar de comer en sus domicilios, algo que hasta entonces era imposible dentro del sistema económico controlado por el estado cubano que reservaba los beneficios de la restauración para el gobierno.

En sus inicios la actividad estaba muy regulada en cuanto a la cantidad y tipos de productos que podía ofertar, así como al número de empleados que podían utilizar. Pero a partir del año 2011 se hicieron cambios sustanciales a las leyes que favorecieron el crecimiento en cantidad y calidad de los paladares. Esto aunado a la llegada de turismo estadounidense durante el periodo del presidente Barack Obama haciendo que los paladares sofisticaran y diversificaran su oferta gastronómica.

En la zona del Vedado en la Habana, se encuentran El Atelier y Le Chansonnier, ambos se han convertido en una figura importante tanto de la nueva gastronomía cubana como del activismo que fomenta el “cuentapropismo”.

Nunca he visto el obstáculo, solo veo oportunidades, visualizo lo que quiero hacer y así se dan las cosas

Ser mujer en Cuba no es tan difícil como en otros países, la mujer en Cuba siempre tuvo una posición bonita, tuvo respeto, de hecho, hay muchas oportunidades.

Sin embargo, hay oficios que por mucho tiempo han sido de hombres, como la cocina, aunque las mujeres somos las madres, las que trabajamos en la cocina, pero para ser cocinero de otro espacio, de un negocio, siempre se habla de chefs hombres.

Soy bastante básica, me gusta trabajar con la base de la cocina y fusionarlo con la cocina internacional. En Cuba hay una problemática grande, el abastecimiento de productos, eso te limita un poco.

El Atelier lo conforma mi familia, amigos y trabajadores, llegar a tener algo así es un complemento de mucho trabajo, amor, entrega y es así como he podido llegar a donde estoy.

Mi satisfacción es llegar a un lugar y que alguien me diga que estuvo en Atelier y comió muy bien. Impacta más, ya que lo ves evolucionar y te pone todo hinchado de felicidad.

Lo que más me gusta es que en Cuba están abriendo lugares muy bonitos y la gente está comiendo bien, aunque no tengamos una cocina toda ancestral como México o Perú, tenemos nuestro toque especial.

El reto de una mujer es quererse una misma, si ella no se respeta, no encontrará el respeto de las demás. Se trata de quererse y así llegar a donde quiera

Soy parte de WEAmericas Initiative, somos más de 100 mujeres que luchamos por el empoderamiento, hay varias mexicanas, muchas latinas. Nuestro compromiso más grande es ayudar a otras mujeres a crecer, a veces no podemos entender muchas cosas, pero nos motivamos espiritualmente, a través de programas en redes y presenciales, así pasamos la voz.

Todos los hombres nacieron de las mujeres, eso dice que somos importantes y que somos buenas en lo que hacemos. Nosotras nos organizamos más, pensamos las cosas, eso no significa que los hombres no son necesarios, al contrario, nosotros sin los hombres tampoco podríamos hacer muchas cosas.

Niuris representará la parte culinaria en la próxima edición del Design Week Mexico a celebrarse en octubre y donde Cuba será la nación invitada

Estoy feliz de estar en México, de coincidir con personas por pura energía, que sin conocernos El Atelier nos unió. En esta visita, el chef Azari Cuenca y yo, estamos haciendo una fusión, un contraste, ya que yo soy tradicional y él es muy atrevido, vamos a lograr algo diferente, muy bonito, muy padre. Estamos en una nube donde se vienen cosas muy lindas entre Cuba y México.

A todas esas mujeres que están en este camino emprendedor, no se cansen, yo he estado en el suelo, me he caído, me he levantado, he vuelto, todo el mundo te dirá que estás loca, muchas veces tenemos que hacer cosas locas para poder seguir.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?