Sobreviviendo la vida Godín en casa

Por: Sandy Cisneros

¿Quién es responsable de que?

Hoy en día nos enfrentamos en el reto de diferenciar las responsabilidades de la empresa y las responsabilidades de los trabajadores; ya que hasta ahora es una situación controversial; en cuanto si el estrés laboral proviene por parte del trabajo o por parte de su vida personal. Si antes que los trabajadores tenían un espacio que nos permitía medir cierta variable nos causaba complejidad para determinar de dónde procedía el estrés, hoy en tiempos de pandemia y home office nos es más complicado determinar la causa raíz. Por lo tanto el objetivo de este artículo es; concientizar ambos lados de la moneda para que cada uno pueda valorar hasta donde puede tomar una responsabilidad.

Anteriormente la oficina era responsable de proveer un espacio con las condiciones necesarias para que el trabajador pudiera realizar su trabajo de manera efectiva y su rendimiento fuera óptimo, el portal rrhhpress.com, nos señala las condiciones idóneas con las que se deben contar en una empresa para que sus empleados tengan el mejor desempeño:

Temperatura: Debe estar comprendida entre 23 y 26 grados en verano y 20 y 24 en invierno. Según diferentes estudios, temperaturas inferiores a 20 grados pueden aumentar el número de errores cometidos en el trabajo. Por otro lado, es importante que las corrientes de aire no se dirijan directamente hacia las personas.

Iluminación: Contar con un espacio de trabajo bien iluminado disminuirá la fatiga de los trabajadores. Siempre que sea posible, se debe fomentar la luz natural, ya que permite un mejor descanso. Si no es así, es recomendable hacer pausas cortas frecuentes en el exterior. Por otro lado, es importante colocar los puestos de trabajo de forma que se evite cualquier deslumbramiento o reflejo por parte de las distintas fuentes de iluminación.

Ruido: Un entorno ruidoso puede generar malestar e interferir de forma clara en la productividad de los trabajadores. Para ayudar a reducirlo es aconsejable implementar medidas, por ejemplo: disponer de espacios específicos en los que los empleados puedan aislarse cuando sea necesario aumentar el nivel de concentración.
Calidad del aire: Siempre que sea posible, es recomendable abrir las ventanas como mínimo tres veces al día para renovar el ambiente en el espacio de trabajo. Por otro lado, la incorporación de plantas contribuye a filtrar el aire y a proporcionar oxígeno.

Mobiliario: Un mobiliario adecuado a las necesidades del trabajador y a la labor que desempeña le garantizará una buena higiene postural y un entorno más confortable que facilitará el rendimiento. Por ello, es importante garantizar un mobiliario adaptado ergonómicamente a cada caso: silla correctamente regulada, pantalla alineada a la altura de los ojos, etc.

Comunicación: Una buena comunicación a todos los niveles genera una mayor satisfacción del trabajador. En este sentido, disponer de salas y espacios adecuados para favorecer la comunicación; equipándolos si es necesario con máquinas de café o te y fomentar su uso de forma racional; ayudará a fortalecer las relaciones laborales y a incrementar la productividad.

Espacio: Se debe procurar que el puesto de trabajo tenga unas dimensiones suficientes y esté acondicionado de tal manera que haya espacio para permitir los cambios de postura y movimientos necesarios.

Como podemos observar muchas de estas situaciones no son posibles en las casas de los colaboradores. Por otro lado, otro factor que también ha cambiado es la autorregulación en los tiempos de trabajo; puesto que existen los casos que les es imposible desconectarse del trabajo o los que les es complicado alinearse a los tiempos de trabajo. Por lo tanto, existe el reto de conocer las responsabilidades básicas de cada uno de los actores en esta problemática:

la empresa tendría que ver de qué forma resolver para el caso de Home Office.

Equipo de trabajo: si es que el colaborador no cuenta con la computadora, escritorio o silla, etc. La empresa deberá crear algún documento que; garantice que el colaborador cuidará del inmobiliario o accesorios que la empresa preste. Y en cuanto la empresa regrese a su normalidad o el colaborador deje de laborar en la empresa; deberá regresarlo puesto que forma parte de los activos de la empresa.

Capacitación: La empresa sería la responsable de capacitar a sus colaboradores en cuanto a cómo gestionar sus tiempos y en cómo mejorar su organización. Por otra parte, sería muy recomendable que los apoyara también a cómo manejar el clima laboral en casa; es decir colocación de límites respetuosos y negociaciones dentro del hogar; trabajar por metas y objetivos, no por horas frente al ordenador. Implementar ejercicios de flexibilidad y distensión muscular para relajar el cuerpo al terminar el trabajo.

Contacto y comunicación: La empresa está obligada a crear; si es que no existiesen, los medios necesarios para que los equipos de trabajo sigan con sus objetivos. Ya sea por medio de las diferentes plataformas o herramientas online que existen. Fomentando una comunicación continua y clara, entrega de resultados diariamente o periódicamente.

Para el caso del trabajador, conseguir los elementos de temperatura, iluminación, ruido, calidad del aire y espacio, serán el reto personal a conseguir.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?