“SÁCALE JUGO” a tu dinero

Conoce los principios básicos de la inversión y “sácale jugo” a tu dinero con la magia del interés compuesto

Por: Israel Calderón Colorado

La falta de educación financiera en México (ya escribí de eso en la edición marzo-abril) trae consigo muchos problemas personales a la edad adulta que ocasiona endeudamiento excesivo (malos reportes en buro de crédito) e incumplimiento de metas al no tener la cultura del ahorro, pero no sólo ello, el no invertir tu dinero en algún instrumento, no sólo le quita poder adquisitivo (la inflación se lo come) sino que no dejas que “la magia” del interés compuesto juegue a tu favor: preferimos, desafortunadamente, pagar intereses, que obtener rendimientos versus ganancias.

Pero el fondo de esta gran problemática de cómo hacer que el dinero trabaje por nosotros… y no que nosotros trabajemos por él, como ocurre con la mayoría de nosotros, radica, considero, en el desconocimiento de los pasos básicos para invertir y el saber el significado de que es una plusvalía y minusvalía,  que son y como se mueven los mercados financieros, que tipos de mercados hay y cómo funcionan, que es un perfil de inversionista y que es un horizonte de inversión, que es la diversificación y cómo puedo crear un portafolio para disminuir riesgos; conceptos fundacionales que nos ayudarían en mucho a incursionarnos al mundo de las inversiones y hacer que el dinero crezca, como en maceta.

¿Hay escuchado que el dinero no crece en macetas? Pues creo que sí, si sabes “regarlo” y en este caso, invertirlo.

Empecemos por lo básico.

Para correr, primero hay que caminar; para invertir, primero hay ahorrar. Lo uno puede ir ligado al otro, pero si no tenemos la cultura del ahorro y de la espera para que crezca, muy difícilmente dejaremos nuestro dinero invertido a la espera de buenos rendimientos o ganancias… pero con el tiempo, y ese tiempo toma en la mayoría de los casos, años. Si, años de ahorro e inversión; suena difícil de aceptar, pero al pan, pan y al vino, vino.

Una inversión es plantar la verdura o fruta que quieras: pones una semilla (inicio de capital) y dejas que la naturaleza (sol, lluvia) haga su trabajo (en este caso, los mercados), pero siempre estando consciente que no puedes arrancar la verdura o fruta de raíz hasta que no esté madura; hacerlo antes, ocasionas que no sea un producto que se pueda consumir de manera adecuada.

Así sucede con las inversiones: en una siembra, las lluvias ayudarán a que crezca la planta; en este caso, los movimientos del mercado, ejemplo accionario, dependiendo de las decisiones de política económica de los gobiernos, los comportamientos de las acciones en las empresas, los acontecimientos geopolíticos y muchos más indicadores, determinarán el alza o baja del precio de una acción y con ello la plusvalía o minusvalía de las mismas; estoy mencionando fundamentalmente la parte del mercado de renta variable o capitales.

Cómo inicio, debes saber que hay dos tipos de mercado: de deuda y renta variable; el de deuda, como modo fácil de explicar, es el que utiliza, ejemplo, el gobierno federal, para emitir deuda (certificados, bonos) y poder financiar proyectos a corto, mediano y largo plazos; proyectos como carreteras, hospitales, medios de transporte, en fin, obras para mejorar la calidad de vida.

Este préstamo que tú y yo le damos al gobierno para que se lo gaste en proyectos productivos, nos dará un rendimiento garantizado a un plazo determinado; es decir, el mercado de deuda es tener ganancias seguras, pero bajas por lo regular; digamos que en este tipo de inversiones se mueven las personas de perfil moderado; empero, hay otro tipo de mercado, el de renta variable o capitales, en donde lo que se busca es obtener mejores ganancias con el tiempo, por regular años, o por lo menos uno, por medio de inversiones a empresas, las más fuertes por lo regular, basándose en el comportamiento de su acción; una acción es una parte proporcional de la empresa. Es decir, sin derecho a voto, obtenemos ganancias de las mismas, en caso de que les haya ido bien o muy bien; y caso contrario, si bajan el precio de sus acciones. Normal.

¿Ok, tenemos estos dos mercados… pero por qué saberlo? Dependiendo de tu perfil de inversionista (conservador, moderado, agresivo), y esto se determina con base a un cuestionario para saber qué tanta aversión al riesgo  tienes, y el horizonte de inversión (cuantos meses o años dejarás que tu dinero sea invertido sin tocarlo), es cómo tu dinero será ingresado a tal o cual mercado; pero no solo puedes escoger un mercado, también hay la posibilidad de crear un portafolio de inversión (fondos de inversión) que te permitan, como se dice en muletilla, “no poner los huevos de la gallina en una sola canasta”, ¿lo has escuchado verdad? Un portafolio te ayuda a colocar varios porcentajes de tu dinero en diferentes instrumentos de inversión.

¿Hasta aquí todo bien? Bueno, para que tengas una idea más clara de que es un portafolio de inversión, te recomiendo leas tu estado de cuenta de la Afore, en caso de tener, y veas que ahí vienen resumidos diferentes porcentajes en los cuales se invierte tu ahorro para el retiro; no es necesario que sepas de qué se trata o que significa cada instrumento, eso requiere de más estudio, más bien que sepas que tu dinero tiene opciones para generar rendimientos, y que la diversificación es la mejor opción, si tomamos en cuenta que no podemos estar diariamente monitoreando nuestro capital y que, al contrario, le dejes a los expertos manejar tu dinero de forma profesional.

La comisión del gobierno federal, que regula el sistema de ahorro para el retiro, incluida las Afores, ha determinado que la mitad de tu dinero ahorrado de manera obligatoria en cada administradora, es producto del rendimiento que han dado los mercados desde 1997 a la fecha. ¿Qué pasaría si eso que haces de manera obligatoria, para tu retiro, lo hicieras de manera voluntaria para cumplir proyectos de corto, mediano y largo plazos?

El ahorro debe formar parte de tu gasto y sólo así podrás hacerlo; la mayoría ve al ahorro como un bien no indispensable y ese es el gran problema: con ahorro invertido, no sólo no perderá poder adquisitivo (recuerda que la inflación año con año se come el valor de tu dinero), sino que con lo ahorrado más rendimientos, lograrás el viaje que deseas, el estudio que quieres, el coche o casa sin necesidad de endeudarte demasiado en caso de ser necesario; suena a cliché, pero es verdad.

Debes saber que en una inversión hay minusvalías y plusvalías, que no son más que aumentos o perdidas de valor de una acción, muy normal, porque es parte de los comportamientos del mercado inmerso en las bolsas del orbe, pero que, demostrado con las Afores, los rendimientos a futuro es un hecho aunque de momento en mis estados de cuenta aparezcan números rojos, y eso, si escogiste un plan de inversión con un porcentaje de riesgo; hay una máxima en las inversiones: a mayor riesgo, mayores ganancias, y la capacidad de saber esperar la madurez de tu inversión, te dará los frutos que desees.

¿Y cómo empiezo? Muy sencillo, todos o casi todos tenemos la capacidad de apartar un porcentaje de nuestro dinero e invertirlo; invertir no es tener los millones e ir a la Bolsa Mexicana de Valores y solicitar que se invierta. ¡No! Te puedes acercar a una empresa con planes ahorro con inversión que te creen un portafolio de acuerdo a tu perfil de inversionista y horizonte que dejarás que tu dinero sea manejado; aquí te recomiendo que te acerques a los expertos, y dejes que hagan toda la chamba por ti.

Ponte un objetivo: escuela, casa, coche, viaje, lo que quieras realizar con el tiempo y a ese plan ponle una cantidad monetaria para cumplirlo; todo sueño tiene que ser medible y si es con dinero, mejor. Como todo, al principio, será difícil que dejes tu dinero sin ocuparlo, las emergencias a todos se nos presentan, pero si en la medida de lo posible, no tocas tu fondo, estarás dejando que el mercado te dé los mejores rendimientos posibles a corto, mediano y largo plazos.

El ahorro es como el ejercicio: al principio te costara trabajo, pero cuando veas los frutos cada día serás más fuerte y hasta querrás meterle un poco más con el tiempo. Incluso, hay esquemas de inversión deducibles de impuestos y eso hace que le declares al SAT y si no tienes problemas con “lolita”, te regresen parte de lo ahorrado… ¿Lo sabías?

Espero te ayude un poco este artículo y, de todos modos, me pongo a tus órdenes en https://guiafinanciero.com Saludos.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?