LA SAMARITANA EN OAXACA

Por: Claudia Díaz Jiménez

La samaritana es una tradición única en Oaxaca, se lleva a cabo el cuarto viernes de cuaresma y su origen viene de un pasaje bíblico que narra la llegada de Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar… Y cansado del camino, estaba sentado junto a un pozo, cuando llega una mujer de Samaria a sacar agua y entonces Jesús le dice: “dame de beber”, sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida y la samaritana le dice: “¿cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?”. (en aquel tiempo los judíos y los samaritanos no se trataban). Jesús le contestó: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú y él te daría agua viva”. Entonces la samaritana le responde: “Señor, si tú no tienes cubo y el pozo es hondo, ¿de dónde sacarás el agua viva? ¿Eres tú más que nuestro padre Jacobo que nos dio este pozo? Jesús le contestó: “El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed”.

Desde temprano, las iglesias, atrios, parques, escuelas, negocios, casas particulares, entre otros, empiezan a adornar sus puestos con flores como la bugambilia, papel picado, flores de papel, palmas, ollas de barro, incluso hay quienes simulan un pozo para poner dentro la olla que contendrá las aguas de sabor que con gran esmero preparan para regalar a la gente que pasa.

Las mujeres portan sus trajes regionales y ofrecen las tradicionales aguas de horchata, chilacayota, tuna, limón, guanábana, sandia, melón, mango, téjate y muchas más, también, no se hacen esperar las nieves de nuez, de limón de leche quemada con tuna y los dulces regionales.

Este día todo es alegría y don de dar, el significado que se quiere transmitir con esta tradición católica queda aún más claro con las palabras que el papa Benedicto XVI resaltó en un encuentro en Rímini en agosto del 2010 “Quien ha encontrado a Dios, lo ha encontrado todo” pues “las cosas finitas pueden dar algo de satisfacción o alegría, pero solo lo infinito es capaz de llenar el corazón del hombre”.

Fragmento del poema El cántaro roto del poeta Octavio Paz.

Dime, sequía, piedra pulida por el tiempo sin dientes, por el hambre sin dientes,
Polvo molido por dientes que son siglos, por siglos que son hambres, Dime, cántaro roto caído en el polvo, dime, ¿la luz nace frotando, hueso contra hueso, hombre contra hombre, hambre contra hambre, hasta que surja al fin la chispa, el grito, la palabra, hasta qué brote al fin el agua y crezca el árbol de anchas hojas de turquesa?

La cita es en la ciudad de Oaxaca, el cuarto viernes de cuaresma, para conocer y probar esta rica tradición, te encantará.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?