LIDERAZGO QUE CREA ÉXITO. CÓMO IMPULSAR UNA EDUCACIÓN DE EMPRENDIMIENTO

Por: Dr. Juan Carlos Pineda Coutiño

«Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».

Benjamin Franklin

La educación siempre será un tema central en muchas circunstancias, sin educación una persona puede ir por la vida desorientada, sin tener objetivos claros. El derecho a la educación es un derecho humano indispensable para el ejercicio de otros derechos humanos. A grandes rasgos, todos deberíamos tener acceso a esta, sin embargo, no es así.

Somos pocas las personas que llegamos a concluir estudios de posgrado, varias personas se quedan en el camino dado su contexto social, económico o familiar.

Aunque cabe destacar que la educación no sólo se recibe en un aula de clases o en una institución, la educación la podemos hallar desde casa, es ahí donde también nos forjamos y donde debemos poner atención. Esto se trata de una situación cíclica: si en tu hogar te acompañaron y formaron parte de tu disciplina, cuando tú tengas tu propio hogar harás lo mismo con los tuyos.   

Claramente que para esto se requiere de una dirección y es cuando el liderazgo debe hacerse presente. Las actitudes y aptitudes poco conocidas de los líderes que han alcanzado el éxito en cualquiera de sus vertientes, específicamente en el ámbito empresarial, serán referidas a diferentes cualidades que todo líder debe practicar, tales como el estudio o la tenaz preparación, la honestidad, la responsabilidad y motivar el valor del sacrificio.

Asimismo, las instituciones educativas deben garantizar a todos los alumnos los aprendizajes imprescindibles y la dirección de la escuela está para hacerlo posible, centrando sus esfuerzos en dicha meta. A su servicio se han de poner la autonomía, los apoyos y recursos suplementarios.

Como sociedad debemos asumir roles que coadyuven al crecimiento poblacional en materia de educación, es decir, el Estado debe ocuparse de garantizar educación gratuita y de calidad, por nuestra parte al ser padres de familia debemos corresponder con educación consciente y responsable desde casa.

De esta forma no sólo estaremos cumpliendo con los principios de El contrato social, sino que seremos parte del desarrollo y crecimiento del país.

Ahora bien, para tener un óptimo funcionamiento empresarial, es indispensable contar con buenos líderes capaces de problematizar situaciones y lograr planificar y proponer soluciones.

En la escuela nos enseñan esto y sin darnos cuenta, desde una primera instancia, nos están formando para afrontar metas laborales. Es por eso que en muchos libros sobre liderazgo uno de los temas más recurrentes es el de la educación: el tener a líderes en constante aprendizaje, porque eso favorece en muchos aspectos a una persona, tanto en lo intelectual como en lo ético.

Una persona que razona sabrá tomar decisiones, sabrá darles sentido a los valores, será capaz de liderar a un grupo de personas y a su vez de ser inspiración para ellos.

En efecto, un líder debe estar consciente de que su equipo de trabajo debe contar con una preparación constante y por ello debe impulsar el liderazgo para el aprendizaje que vincula su ejercicio con el aprendizaje del equipo y los resultados de la empresa. Es importante enfocarse en temas como:

La preparación

La planificación

La honestidad

La responsabilidad

El sacrificio

La lealtad

La disciplina

La templanza

La creatividad

La ambición…

La primera de ellas es la puerta a las demás. Creer que un individuo culminará su educación una vez terminados sus estudios es un gran error. Somos seres que nos vinculamos a través del aprendizaje, el líder debe de motivar a la apertura de esto. No en vano, los países más desarrollados cuentan con personas con estudios perseverantes. En la educación está el futuro de los líderes, de la economía, de la cultura, de paz, del desarrollo humano, entre otros. Hagamos frente a esta gran apertura y una vez que conozcamos el ejercicio del liderazgo, pongámoslo en práctica para el beneficio de todos los mexicanos.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?