Fernando Rovzar

Tenemos que involucrar más al México que queremos que sea, para llegar a serlo

Director, productor, guionista y actor, Fernando Javier Rovzar Diez-Barroso, conocido como Fernando Rovzar, debutó en la pantalla grande como productor ejecutivo con la cinta Scriptfellas

En el 2003 fundó junto con su hermano, Guillermo Rovzar, la casa productora Lemon Studios y para el 2004 lanzan Matando Cabos, cinta que recaudó más de $62 millones de pesos en taquilla.

Dos años más tarde, Lemon Studios realizó KM 31: Kilómetro 31, una película de terror mexicana que intentó renovar el género en México

Es conocido por proyectos como La sombra de los otros (2010), Gangster mexicano (2014) y la serie de televisión Sr. Ávila (2013). Entre sus más recientes proyectos se encuentran Los Hermanos Márquez Castillo dirigida por él y por Mark Alazraki, y Monarca serie para Netflix.

Si el empoderamiento de la mujer no viene acompañado con un dialogo abierto hacia el hombre será más complicado que avance

“No hay empoderamiento de la mujer sin conciencia en los hombres, hay gente que se resiste, los hombres tienen que entender que el poder no es una amenaza, el empoderamiento de la mujer no es algo que va a venir a invadir nada, va a venir a tomar un mayor porcentaje de empleos, pero estoy seguro que todas las industrias se verán beneficiadas, van a tener gente más capacitada.

En mi casa siempre he tenido el dialogo del empoderamiento de la mujer, siempre de la mano de la evolución, de conciencia del hombre, quitando la creencia y y la cultura que no nos pertenecen que eran de nuestros abuelos o de otras generaciones.

Considero que estamos retirados de donde deberíamos estar, aún hay inequidad tremenda en cuanto a sueldos, puestos en alta dirección, de alta creatividad; en el cine y televisión que es la industria en la que me desenvuelvo, de las películas más taquilleras mexicanas, en los últimos diez años, ninguna fue dirigida ni fotografiada por mujeres, ciertamente hay mujeres haciendo mucho ruido y triunfando en todo el mundo en premios y demás,  pero también necesitamos que esa exposición de talento hacia lo internacional sea para directoras de arte, productoras, fotógrafas, hay muchísimo talento en estas áreas.

Estoy en el mismo equipo que toda la gente que todos los días lucha por la igualdad en casa y en el trabajo, soy participe desde mi casa, con mis hijas, con mi mamá, con mis hermanas, pero estoy consciente que mi responsabilidad va más allá de mi casa, mi responsabilidad va en el trabajo.

Hay una estadística asombrosa, más del 30 % de las mujeres contratadas para cine o televisión tiene que hacer un desnudo parcial o completo, en hombres solo es el 7%

Eso habla de lo que estamos escribiendo, lo que estamos haciendo, lo que estamos contando. Tenemos que evolucionar en eso, tenemos que invitar a más escritoras al cuarto de escritoras, a más directoras al set, a más productoras, a todo ese talento que está ahí.

Monarca

Estamos trabajando en una coproducción con Salma Hayek para Netflix, una serie parteaguas en cuanto a equidad de género porque nos pusimos como meta llegar a un 50-50 y lo logramos. Tiene mucho que ver con el empoderamiento y el rol de la mujer en México, Irene Azuela es la protagonista y hace un excelente trabajo.

Mujeres, iniciando por mis hijas, exploren, no dejen de hacerlo vayan a donde su corazón les diga y no donde la sociedad les indique

No compren los estereotipos que la sociedad les impone, la mujer no tiene que ser princesa ni el hombre líder, ni patriarca. La mujer no tiene que ser vestuarista en la industria ni el hombre director. Ningún estereotipo nos ha ayudado más que para ser flojos, para dejar de explorar, y para decir a esa persona ya la conozco porque conocí una igual, no voy a confiar porque me hicieron algo igual, ya se de esa religión, ya conozco de esa nacionalidad, los de ese sexo son así. Todas esas conclusiones que hacemos son mecanismos de defensa para no ser lastimadas y que usamos pata no tener que exploramos.

Ser un agente de cambio se siente bien

Para mí es como ir al mundial cuando tienes un equipo compitiendo. Siento que es una lucha que no veo como espectador, es una lucha de la que formo parte, en la que estoy comprometido, me importa el resultado y voy a hacer todo para que sea favorable.

Estar involucrado en la lucha de la equidad te convierte automáticamente en una persona que le afecta si se pierde, si se gana y si no hay cambio. Uno se cuestiona más sobre lo que esta haciendo al respecto, en el momento que una persona se invierte emocionalmente automáticamente se pregunta si podría o debería estar haciendo más”.

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?